La niña samburu que quiso ser diferente

Esta historia es una historia de valentía, de superación y de progreso. Y es una historia de amor.

La tribu samburu, prima hermana de la masai, habita en las áridas tierras del norte de Kenia. A diferencia de los masai no ha tenido tanto contacto con el turista por lo que es mucho más pobre y de costumbres más arraigadas. Es una tribu nómada que vive del pastoreo, bien mas preciado, y las niñas desde muy pequeñas ayudan a sus madres en los duros quehaceres domésticos, cuidados de sus hermanos, ir a por agua caminando 2 o 3 horas, ir a por leña al bosque, ordeñar el ganado etc. La gran mayoría no van a la escuela y son casadas muy jóvenes con hombres que les duplican o triplican la edad y que en muchas ocasiones ya tienen una o dos esposas. Todo ello, pasando antes por el terrible trago de la mutilación genital femenina que aunque prohibida por el gobierno de Kenia, todavía se practica.

La llegada de las misioneras de Sta. Teresita ha cambiado mucho las cosas, estas hermanas que aprenden su lengua van inculcándoles poco a poco lo importante que es la educación, tienen uno de los preescolares mejores de Africa y a ese preescolar acudió la protagonista de nuestra historia. Pamela.

Pamela nació un diciembre de 1986, segunda hija de 7 niñas fue una estudiante que por falta de recursos económicos no tenía esperanzas de continuar sus estudios iba a correr la suerte de tantas mujeres Samburu, casarse con un hombre mayor probablemente ser la segunda o tercera esposa. Su marido pagaría por ella ganado lo que ayudaría mucho a la familia de Pamela con pocos recursos.

Un joven que mas tarde sería su esposo, acude a la misión a pedir ayuda para Pamela. Ambos jóvenes tenían grandes deseos de estudiar y darle otra cara a la realidad Samburu, ella encontró apoyo en la misión para continuar su secundaria y se graduó con muy buenas notas pero ¿de qué vivirá? ¿Cómo podrá mantenerse? Pamela se casó en el 2007 con el joven que tanto le apoyó y tuvieron una hija.

Las Hermanas de Sta. Teresita solicitaron el apoyo de África Digna para esta que esta chica pudiera continuar sus estudios, petición que enseguida aceptó la fundación. Los sueños parece que se vuelven mas cercanos, mientras Pamela termina sus estudios a muchos kilómetros de la aldea, su marido cuida de la casa y de la niña que tienen en común eso es algo inusual entre los Samburu y todos criticaron mucho este comportamiento.

En marzo del 2011, Pamela se graduó como profesora de primaria y empezó a dar lo que tenía, a enseñando en la escuela de los pastorcitos que las hermanas tienen en su comunidad, mostró un gran liderazgo y credibilidad e inmediatamente la llamaron de la escuela del gobierno para darle el puesto de profesora de primaria.

Es de admirar lo que esta joven samburu trata de hacer en bien de su cultura, concienciar a muchas jóvenes y adultos sobre la importancia de la educación.

Más tarde, agradecida por el apoyo de su marido en todo momento, es ella quien a través de las Hermanas de Sta Teresita le empuja a pedir apoyo a Africa Digna.

Hoy su esposo es el director de la Escuela de Barsaloi del gobierno y a la vez muy comprometido con esta escuela para ayudar a salir adelante a muchos niños y niñas.

Pamela ahora está ayudando a dos niñas a costearse los estudios que como ella quieren cambiar las cosas.

Una de las condiciones de África Digna al dar una beca es que además de estar entre los tres primeros de la clase, deben devolver algo a la comunidad. Todos lo están haciendo.

Como dijo Nelson Mandela la educación es el arma mas poderosa para cambiar el mundo, esta es una historia de superación, de voluntad y de cambio

Nos sentimos muy orgullosos de Pamela y su marido Robert